sábado, 28 de abril de 2018

Entrevista a Monty Brox.





¡Hola Bibliófilos!

Bienvenidos 

¡Hey! ¿Qué onda? ¿Cómo estáis? Espero que todo esté más que bien por allí. Yo me encuentro súper bien, mejor que nunca, disfrutando de los hermosos y deliciosos días de frío que, por fin, después de tanto tiempo se han dignado a hacer presencia por mi ciudad. Estoy más que ansiosa por compartir esta nueva entrada, porque, como se habrán dado cuenta por el título de la misma, el día de hoy vengo con una entrevista. Sí, sí, como leen. ¡Una entrevista! 

La persona que nos engalana el día de hoy es, nada más ni nada menos, que: Monty Brox autora, como ya sabrán si habéis leído la reseña de este blog, de "Caperucita". Una historia de romance paranormal que me encantó y que me enamoró completamente. 

¿Cómo? ¿Que no sabes de qué reseña te hablo? Pues me ofendéis. Jajajaja. Está bien no es verdad. Si no sabéis de qué reseña os estoy hablando, os invito a que pinchéis aquí.



Pues bien, dejémonos de tanta introducción y vamos, de una vez por todas, con la maravillosa entrevista. 










¡Bienvenida, querida Monty! Es un placer que hayas accedido a viajar a este pequeño mundo que es «La Biblioteca de Ailuz». Espero que te sientas más que cómoda y cómo en casa. Y a vosotros amigos míos, les digo: «Ajustaos los cinturones que esto está por comenzar».







Bienhallada y encantada de estar por aquí. Gracias por la oportunidad. 







1. Bien, ya es rutina por aquí y es algo que a todos nos gusta saber. ¿Quién es Monty Brox? ¿Podrías describirte brevemente?





Monty es una chica de Madrid como otra cualquiera, que en su día se tituló en Relaciones públicas y protocolo, que actualmente estudia LSE (lengua de signos española) y es mamá de un peque de tres años recién cumplidos. Es una romanticona, adicta a las historias, las series, los libros, las pelis. Que adora la fotografía, los gatos, le apasiona el agua (me paso media vida en remojo) y no puede vivir sin coca-cola light.







2. ¿Cuál fue el primer libro que leyó Monty? 




Pufff no lo recuerdo… imagino que alguno de Barco de Vapor, o del estilo. Me leía todo lo que mandaban en el colegio de seguido. La primera semana del trimestre yo ya tenía hecha toda la lectura obligatoria. Ahora ya, lo de hacer los trabajos o resúmenes correspondientes era otra cosa. De pequeña me gustaban los clásicos muy mucho, Yerma, Bodas de sangre, El lazarillo, y las lecturas complicadas. Aunque algunos textos eran muy duros y me quedaba traumatizada por semanas. XD Recuerdo haber leído “Días contados”  de Juan Madrid con apenas doce años. Si lo has leído o visto la película entenderás que no fue muy buena idea. 








3. Sabemos que Caperucita no es lo primero que escribes, por eso me atrevo a preguntarte: ¿En qué momento de tu vida te diste cuenta de que lo tuyo era escribir, de que no importaba nada más que dar rienda suelta a la creatividad y a la construcción de historias, personajes, etc.?







Pues con trece años ya nadaba inventándome mil historias y escribiendo relatos más o menos cortos. Pero jamás pensé que me pudiera dedicar a esto porque el lenguaje que veía en los libros que leía era muy… estudiado. Y yo era de todo menos estudiosa. No fue hasta que supe con veintipocos de la literatura juvenil y la romántica, que descubrí que el lenguaje coloquial y sencillo era válido en la escritura “profesional”. Entonces con dos amigas, Eva y Auri, formamos la web literaria Más que vampiros, y por ahí empecé a probarme a mí misma publicando mis primeros escritos.







4. ¿Cuál fue esa historia con la que dijiste: «Hala, puedo hacerlo»? ¿Cuál fue esa primera satisfacción? Si se le puede decir así, claro.






“Nube negra. Perros con suerte”. No fue ni de lejos la primera historia que escribía. Ni si quiera la primera novela como tal. Ya tenía varios relatos y otro par de novelas que aún están en mi “congelador”. Pero si fue la primera que dije: esta sí, esta puede gustar, esta se va a publicar. Y tan segura estaba que la autopubliqué.









5. Sabemos que más allá de la autora, hay una mujer, una familia. ¿Cómo combinas esas vidas entre sí, para que ninguna quede sin su merecida atención? 






¿Que cómo lo hago? Pues regular, mal incluso. Jejeje. Soy relativamente nueva en ser mamá, mi peque tiene tres años. Y desde antes de quedarme embarazada entre en dique seco en cuanto a escribir. Con lo cual nunca había sido madre y escritora a la vez hasta hace unos meses. Y se me da fatal compaginar. Continúo con mis vicios de escribir de madrugada, con la casa en absoluto silencio, por muchas horas seguidas… nada compatible con la maternidad en fase 1. Pero bueno… yo lo intento. Lo primero es el peque, y con lo demás “I will survive”. Supongo que será cuestión de acostumbrarse, hacerse a las nuevas circunstancias y adaptarme con el tiempo.











6. ¿Consideras que el mercado de los autopublicados y editoriales pequeñas está infravalorado? ¿Por qué?








Pues hace un par de años te hubiera dicho que sí, y hace seis hubiera sido rotundo. Pero a día de hoy no estoy tan segura. Es cierto que una gran editorial siempre será una gran editorial. No se pueden comparar sus medios con los de las editoriales pequeñas y mucho menos con la autopublicación. Pero se están abriendo paso, encontrando su nicho de mercado, mejorando, aprendiendo y creo que al fin hay hueco para todos. El lector está empezando a dar un voto de confianza a estos métodos de publicación menos convencionales. Ya se está pasando un poco el boom de la autopublicación indiscriminada, que tanto hacia que el público desconfiara… No sé, pero a mí me da la sensación de que estamos en una  muy buena época para la literatura en general y para el “minorista” en particular.










7. Sabemos que escribir no es tarea fácil, no solo se necesita el querer hacerlo o talento y así, si no se trabaja permanentemente en ello y muchas veces surgen problemas que llevan a querer desistir. ¿Qué es lo que te incentiva a continuar y a no abandonar?








Hace un tiempo cuando me pasaba mucho sin escribir me bullía la cabeza. Estaba tan desatada, en cuanto a ideas, hiperactividad y verborrea, que mis amigas me decían: Por favor, ponte a escribir algo. No hay un dios que te soporte así. 

Con los años la cosa cambia, y más teniendo familia. Ya no me da tiempo a que me bulla la cabeza, jejeje. Pero si es cierto que me pican los dedos si paso meses sin tocar un teclado y las historias empiezan a bombardearme cuando tengo un minuto libre. Lo que me hace continuar es eso. También que estoy completa y absolutamente enamorada de mis personajes. Amo sus historias. Las escribo porque nadie lo hace, las escribo para mí. Por el placer de vivir a través de ellos. Aunque sin duda alguna lo que te hace insistir y tener ilusión es que te lean. Los comentarios de los lectores dan vida. Son gasolina. Hacen que quieras darles más. Y lo que yo no sabía (pues hasta el momento solo había autopublicado) tener unos buenos editores… no es posible pagar eso. A día de hoy, además de esos comentarios y reseñas que son oro, las charlas en mi caso con las editoras de Wave… me cargan las pilas de una manera increíble. 







8. Conocemos por otras entrevistas, además de por sensación propia, que Wave se caracteriza por ser una editorial con un trato muy cercano, como una familia. ¿Tienes alguna anécdota? ¿Algo que haya quedado para el recuerdo? ¿Podrías contarnos? 






Conozco a los editores de Wave Books desde hace mucho y ellos antes que editores han sido y son lectores y escritores. Eso les da un algo muy especial, ya que trabajan contigo como les gustaría que les hicieran a ellos cuando se tratara de sus obras. Saben lo difícil que es esto, lo que supone sacar al mundo a una criaturita literaria que hasta el momento solo era tuya y para ti es perfecta. Conocen las neuras, las indecisiones, los malos ratos, y saben cómo trabajar contigo para que te sientas a gusto.

Algo que no se me olvidara en la vida fue como llegamos a la portada definitiva de Caperucita. Resumiendo: me llegó por mail, mientras yo estaba en una cena con amigos y estaba tan nerviosa, porque la primera opción de portada no había cuajado y no quería tener que dar otro No a mi querida Karol (portadista), que era incapaz de verla. Así que se la pase a mi amiga para que la viera primero. Ella se llevó la mano a la boca y yo casi muero. Hasta que dijo: Tía, es preciosa. Le arranqué el teléfono, la vi y rompí a llorar de la emoción. Realmente era perfecta. Así que al segundo hice una llamada a tres bandas con las editoras Karol e Irene y terminamos llorando las tres de felicidad. A todo esto yo seguía en la mesa del restaurante rodeada de personas que no entendían que demonios me pasaba, pero me dio igual.







9. ¿Cómo surgió la idea de escribir Caperucita? ¿Fue algo que siempre tuviste en mente o lo fuiste construyendo en el camino?






La semilla de Caperucita fue un sueño. Mis sueños rivalizan con las películas de Steven Spielberg. Guion, trama, diálogos… mi cerebro se monta unas superproducciones cuando está con el piloto automático muy serias. De ese sueño, en el libro es la noche y el suceso real en el que todas las amigas de la protagonista desaparecen, tal cual lo soñé, escribí un relato para una antología y después en mi cabeza fue creciendo … y aún creo que sigue haciéndolo.








10. Caperu, se ha ganado el corazón de, si no todos, la mayoría de los que lo han leído. ¿Pensaste, mientras lo escribías, que eso sería posible?






Mientras que lo escribía trataba de conquistarme a mí misma. Es lo primero, si no me aburro… y ahí muere todo. Tenía la esperanza, que no la certeza, de que gustará. 








11. Y por último, que creo que todos tenemos la duda: ¿habrá una segunda entrega de Caperucita? Si la respuesta es sí, ¿fue algo premeditado o surgió en la marcha? 







Todo apunta a que sí. Te voy a ser sincera y te contare un secreto. Caperucita fue cortada hace mucho para que entrara en los estándares de un concurso literario por el cual paso sin pena ni gloria. Pero aunque yo puse la palabra “fin”, y redondeé para que no se notara la tijera, seguí escribiendo la historia. En realidad lo sigo haciendo. 




Muchísimas gracias bella, por estar hoy aquí y permitirme realizar estas preguntas. Ha sido todo un placer tu visita y esperamos pronto tener más y más grandes noticias tuyas. 😍






Muchísimas gracias a ti  por tenerme en consideración y tomarte la molestia. Me ha encantado estar por aquí .Todo un placer.



Nada de molestia mujer, siempre es y será un honor tenerte por aquí. 



Y eso ha sido todo por la entrada de hoy. 

Espero que haya sido de vuestro disfrute, tanto como lo ha sido para mí. 

Recordad que cualquier cosilla que me queráis decir, lo podéis hacer en los comentarios. 






COMENTARIOS GPLUS
COMENTARIOS CLÁSICOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Hola! Me encanta que me dejen sus comentarios y, por lo tanto, poder interactuar con quienes me leen. Está demás decir que acepto críticas positivas y negativas, mas no insultos y faltas de respeto, es por este motivo que los comentarios tienen moderación.
¡Respondo siempre que puedo! Así que comenten con gusto y tranquilos, siempre estoy al pendiente de lo que ustedes me quieran decir y compartir.

Ailuz.