Entrevista a José Luis Fernández Juan.






¡Hola Bibliófilos! 



Bienvenidos. 


¡Hey! ¿Qué onda? ¿Cómo estáis? Espero que muy, pero muy bien. Yo, como siempre, me encuentro excelentemente, ya que estoy ansiosa de compartir esta "entrevista", ya que, por fin, blogger se ha dignado a funcionar correctamente.


La entrevista del día de hoy es a: José Luis Fernández Juan, autor de "Pinceladas de Harmonía" , libro que reseñé no hace mucho en éste mismo blog, si no sabéis a qué reseña me refiero, puedes dirigirte aquí, para leerla.


Sin más dilación, comencemos con la entrevista.










Antes de comenzar, me gustaría agradecerte la paciencia y el tiempo que me has otorgado al responder estas preguntas. Para mí, es todo un honor tenerte por este pequeño espacio.











¿Nos podrías describir, de manera breve, quién es José Luis Fernández Juan?






Soy un animal racional que atiendo por JLFJ y pertenezco a la familia de los Homo Sapiens. Mis antecedentes fueron el resultado de la evolución de los hominoideos. Desarrollé mi cerebro escuchando las melodías de The Beatles y a partir de ahí concreté mi efervescente veta de artista hasta que elaboré los suficientes pensamientos abstractos  para crear el libro del que hoy estamos tratando: Pinceladas de Harmonía.
Lo escribí con mis dedos índice derecho y pulgar oponible en hojas de papel. Posteriormente trasladé lo escrito a un ordenador; en esta ocasión nomás con el índice derecho. Para inspirarme fortalecía mi mente ingiriendo minerales, vitaminas, lípidos, glúcidos y proteínas.
De momento, ya hemos corporeizado la cuarta edición. Pinceladas de Harmonía es una novela que está adquiriendo mi alma y proyección; y por supuesto, la de los lectores.






¿Cuándo descubriste que lo tuyo eran las letras? Y, ¿cuándo decidiste que ello sería parte activa de tu vida? 





En mi adolescencia decidí que me dedicaría a las letras tras constatar que no me dedicaría a los números y a su reconocimiento espacial. Además, descubrí que mi cerebro tenía una gran densidad de materia blanca alrededor del hipocampo derecho, la sede de la memoria; así que resolví aprovecharme de  la coyuntura craneal y opté no solo por las letras, sino también por la música, el cine y el teatro.
Con el tiempo descubrí que mi mente plástica y mi pensamiento lateral son convergentes; así que actualmente mantengo una relación con los números no amorosa; pero sí, empática. Saber números es necesario para realizar correctamente la declaración de hacienda.




 ¿Qué consejos les darías a los escritores que quieren abrirse un pequeño hueco en el mundo editorial? 



Los consejos se los daría en función de sus aspiraciones en el mundo editorial.
Si aspiran a ganar cantidades ingentes de dinero y a vivir holgadamente de la literatura mi consejo sería que valorasen esta opción crematística en profesiones tan honradas como buzo de pelotas de golf, ondeador de banderas, asistente de lanzador de cuchillos, limpiador de semáforos, inflador de ruedas de bicicletas, paseador de gansos o instructor de surf para perros.
Si pretendes convertirte en un inconformista, llenarte de emociones y compartirlas, potenciar tu creatividad, responsabilidad e instinto de superación o vivir otras vidas y revivir las propias; posiblemente hayas elegido la afición perfecta.
Los escritores de historias hemos de conseguir seducir al lector con emociones de resplandores sutiles y virtuosos. Nuestra labor ha de ser intentar plasmar luz e instantes mágicos desde la libertad e imaginación. Otro tipo de aspiración nos adscribiría a una tramoya oscura y carente de auténtica semántica.




 Si fueses tan amable, ¿podrías contarnos cómo surgió la idea que te llevó a escribir Pinceladas de Harmonía? 



La idea surge a partir de recibir impactos artísticos como la escucha de Number 9 dream de John Lennon, viendo la Galatea de las esferas de Dalí o leyendo La rebelión de los rábanos de Javier Tomeo.
Decidí crear un libro al que poder trasladar las emociones que me suscitaba la experimentación con estas obras de arte.
Una vez creada la atmósfera del pueblo de Harmonía con su “cielo de violines y sus mágicas nubes” los personajes fueron saliendo solos. En principio cada uno se encontraba con él mismo, pero poco a poco se fueron conectando los unos con los otros y todos juntos acabaron “transparentando con enigmático lirismo las líneas elípticas de su existencia”.





¿Qué tal te has sentido en este mundillo tan competitivo? 


Intento mantenerme al margen de las mezquindades, egolatrías, proteccionismos y confabulaciones del mundo literario y editorial de las grandes corporaciones que priorizan la rentabilidad inmediata por encima del arte. Si un libro no garantiza consumo mayoritario, no interesa. Pocas ventas no es negocio, ni siquiera aunque haya un beneficio mínimo. Acepto el juego, pero no entro en él.
Con este planteamiento gano en credibilidad, pero se me cierran las puertas de la promoción por los cauces convencionales que te aseguran una amplia repercusión mediática. Prefiero, como hasta ahora, que todo fluya suave por el boca a oreja.
No voy a claudicar ante una editorial que te imponga criterios de rentabilidad mercantil porque no busco objetivos económicos ni de celebridad gratuita. 
Afortunadamente, también en el mundo editorial podemos encontrar gente honesta y profesional que sin dejar de valorar el indiscutible tema económico, apuestan por obras que literariamente valen la pena, aunque sean de autores menos conocidos.
Escribiendo nomás pretendo contar verdades desnudas…y entretenidas. Así de sencillo.





Y por último, pero no menos importante, ¿por qué deberíamos leer este libro? ¿Qué tiene Pinceladas de Harmonía, según tú, que no podamos encontrar en otros libros? 





Pinceladas de Harmonía se recomienda por su continente y por su contenido.
Si te apetece abandonarte a nuevas experiencias de lectura, Pinceladas de Harmonía es tu libro. El estilo heterodoxo y transgresor de Pinceladas refuerza desde la abstracción la invitación al esparcimiento del hallazgo. Nada que ver con las lecturas convencionales. 
Las aventuras de los personajes de Harmonía te van a cautivar porque se narran desde una fresca retórica conceptista, a caballo entre el surrealismo y el humor, que te invita a jugar con las palabras y a explorar por sus bulevares sinérgicos.
Por otro lado, Germelina, Gualberto, Aridany, Enzia, Brito, Paz o Yalinka son adorables personajes que merecen ser conocidos, aunque solo sea con pinceladas… ¡y hay bastantes más! Su forma de vincularse entre ellos y con la sociedad que han creado anima al lector a reflexionar sobre la necesidad de cambiar de mentalidad para que nuestro mundo evolucione hasta conseguir  un espacio más justo y confortable. La revolución nace de ti. No hemos de tener miedo. Nuestros sueños no han de tener hipoteca.




Muchísimas gracias, una vez más, José Luis, por la paciencia y el tiempo dedicado a responder a esta entrevista, así como el haberme permitido disfrutar de tan increíble libro como lo es: "Pinceladas de Harmonía". Mis mayores deseos de éxito desde aquí, porque nunca deben haber límites. 


Si quieres saber más de "Pinceladas de Harmonía", puedes hacerlo ingresando en la reseña realizada en este mismo blog, la cual encontrarás en el inicio de esta entrada.

También puedes conocer un poquito más visitando la web del autor: Pinceladas de Harmonía, así como también su canal de Youtube: José Luis Fernández Juan



También agradeceros a todos vosotros, por el tiempo dedicado a visitar este pequeño y humilde rinconcito. 

Esto ha sido todo por la entrada de hoy. 

Recordad que cualquier cosilla que me queráis decir, podéis hacerlo en la caja de comentarios. 



COMENTARIOS GPLUS
COMENTARIOS CLÁSICOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Hola! Me encanta que me dejen sus comentarios y, por lo tanto, poder interactuar con quienes me leen. Está demás decir que acepto críticas positivas y negativas, mas no insultos y faltas de respeto, es por este motivo que los comentarios tienen moderación.
¡Respondo siempre que puedo! Así que comenten con gusto y tranquilos, siempre estoy al pendiente de lo que ustedes me quieran decir y compartir.

Ailuz.