jueves, 3 de mayo de 2018

La noche del jaguar. - Jorge R. del Río.





¡Hola Bibliófilos!

Bienvenidos.

¡Hey! ¿Qué onda? ¿Cómo estáis? Espero, como cada día, que bien y si no es así, tranquilos que todo mejorará.
Yo me encuentro super bien, y con muchísimas ganas de traer esta reseña, la cual quería subir el fin de semana, pero entre una cosa y otra he pospuesto hasta el día de hoy.

El libro del que os vengo a hablar es: «La noche del jaguar» de Jorge R. del Río. Sí, como ya habréis notado, hace nada he reseñado otro libro del autor y he de anticiparos que dentro de este libro se vuelven a encontrar personajes del anteriormente reseñado.


Desde ya agradecer al autor por permitirme, una vez más, leer una de sus historias y por la confianza y paciencia que ha tenido en mí. 

Pero, bueno, no me enrollo más y vamos con la reseña.










Autor: Jorge R. del Río
Editorial: Arachne
Páginas: 178
¿Lo quieres?:Amazon








JORGE R. DEL RÍO


Nací en 1977, en la ciudad de Bahía Blanca, donde a la fecha sigo viviendo. De chico sufrí de sobrepeso y bronquitis crónica, lo que me volvió prácticamente nulo para los deportes. Por lo menos hasta que vi mi primera película de Bruce Lee, allá por el 85, lo que me voló la cabeza y me mandó derecho a mi primera clase de karate (seguí siendo una nulidad para los deportes “convencionales”, pero me dediqué a las artes marciales, obteniendo mi cinturón negro de primer dan a los 15 años).

Me recibí de maestro de inglés (aunque nunca ejercí, salvo mis primeras prácticas) y, tras un breve (y accidentado) paso por la Escuela de Oficiales de Marina (si, ya sé, ¿en qué estabas pensando?) empecé a estudiar Derecho en la Universidad. Casi al mismo tiempo empecé a practicar Full Contact y kick boxing, compitiendo en distintas modalidades con bastante éxito (siempre de manera amateur). Mientras estudiaba, trabajé en un gimnasio como instructor de pesas y de aeróbicos.

A los 30 me casé, tuve un hijo y empecé a trabajar en una oficina de RRHH, más o menos en ese orden. Y acá sigo, casi 9 años más tarde. Escribiendo, trabajando y, tres veces por semana, entrenando MMA y agarrándome a golpes con chicos mucho más jóvenes.


Literariamente, mi primera publicación fue en la revista digital Axxón, ciencia ficción en red, en el 2014, con un relato de terror. Repetiría con otro relato —también de terror— en el 2015. A principios de ese mismo año tomaría contacto con la editorial Pulpture, publicando en distintas antologías de géneros muy variados: espada y brujería, terror, humor, ciencia ficción y romance. Tuve la suerte de ganar el certamen “Amanecer Pulp 2015”, organizado por la web Relatos Pulp y publicado en su antología anual con mi relato “Cranston y Lussac”, una historia postapocalíptica de vampiros. También he publicado con Editorial Dlorean, un serial de Weird Western online, con vaqueros, indios y hombres lobo y un relato detectivesco hard boiled en el número 2 de su revista Planeta Neopulp. En la revista Anima Barda estoy publicando la serie de relatos de mi espía, Artemus Black y en la revista ¡Por Crom! de Editorial Hiboria estoy publicando una serie de Espada y Brujería de los Mantos Negros, agentes del orden en una corrupta ciudad medieval. Tengo dos novelas por entregas publicadas con Ronin Literario: “Muñecas para matar”, de acción y artes marciales y “Largo camino a Redención”, un spaghetti western recientemente terminado. Y tengo varios proyectos más, algunos ya acabados y buscando casa, otros en proceso.


¿Por qué escribo? Supongo porque tengo todas estas historias bullendo dentro de mi cabeza, tratando de salir… si no lo hiciera, capaz que sería como esos locos que andan hablando solos por la calle. Por eso tengo que contarlas, escribirlas sin importar si luego las leen 1000, 100 o 10 personas. O una sola.








Nueva York, julio de 1987. Mientras la Gran Manzana atraviesa una ola de sofocante calor, sus calles también se calientan con la inminencia de una guerra por el control del narcotráfico, que amenaza con teñirlas de sangre. Una sucesión de violentos crímenes que obliga al teniente Christopher Dubois, de la brigada de Homicidios, y a su compañera la detective Pamela Garofalo, a unir fuerzas con la D.E.A. para intentar controlar la situación antes de que ésta se desborde. Daniel Roerich, el investigador privado, tiene un nuevo cliente. Irena Suárez, una mujer tan enigmática como fascinante, que le contrata para hallar a su hermano desaparecido: un hombre proveniente de Centroamérica, envuelto en el misterio… y el peligro. ¿Cuál es la relación entre ambos casos? ¿Qué nexo los vincula con las horrendas muertes de miembros de la mafia neoyorquina, que parecen obra de una fiera salvaje? Un regreso al universo de Sangre bajo la luna, creado por el maestro de la literatura popular, Lem Ryan. Un thriller sobrenatural que continúa con la estela dejada por «Vendetta Sangrienta» de José Antonio Herrera, «Natividad de sangre» de Jorge R. Del Río y «No salgas de noche» de Julio M. Freixa.





Empecé este libro con muchísimas, muchísimas ganas. Tenía dos de la misma, llamémosla, «serie», por lo que, al no decidirme por uno, hice el típico juego de niños, para ver cuál tocaba y salió «premiado»: "La noche del jaguar».


Este libro, se desarrolla dos años después que el anterior, es decir en 1987. Y posee los mismos personajes principales con un agregado Pamela Garofalo, detective de la sección Homicidios quien acompañará a nuestro ya conocido Christopher Dubois. También, se encuentra presente, el siempre notable y busca, ¿o será mejor decir encuentra?, problemas: Daniel Roerich.

La historia, igual que la anterior, tiene su parte policial con tintes paranormales, lo que siempre me recuerda a los cómics que sabía leer, de cuando en cuando, en mi infancia.



Al comienzo, se nos presenta a tres hombres miembros de la «Cosa Nostra» (para quien no sepa, la Cosa Nostra es como se le llama en Estados Unidos a la mafia italiana que actúa en las calles del país norteamericano), quienes tras hacer la recaudación, esa noche, se encuentran con su fin.

Por otro lado, vemos a una sensual ecuatoriana, Irena Suárez, que va en busca de la ayuda del detective Daniel Roerich, para hallar a su hermano que hace solo unos días ha llegado a la ciudad.

Y es aquí dónde comienza a ponerse suculenta y atrapante la historia y, como dice la sinopsis, comenzaremos a plantearnos preguntas como: ¿Qué demonios tiene que ver una cosa con la otra? ¿Qué tiene que ver un ecuatoriano con la mafia italiana? ¿Por qué aparece cadáveres, que están relacionados con la mafia, desfigurados como si una bestia los hubiese atacado?


La trama me parece increíble, y aunque siempre fui bastante reacia a historias del tipo: mezclemos realidad con fantasía, tengo que confesar que estas dos novelas leídas me han hecho replantearme el hecho de no haberle dado la oportunidad muchísimo tiempo antes; porque siendo sincera las disfruto muchísimo.

La historias está muy bien planteada, sin cabos sueltos y super bien llevada. Es una historia con muchas cosillas ya vistas antes, pero que en ningún momento te hacer parar y pensar: «Qué aburrido, esto ya lo he leído antes».

Los personajes: Christopher Dubois y Daniel Roerich me han atrapado aún más incluso que en el libro anterior y el personaje de Pamela Garofalo me ha encantado. Siempre es de agradecer que en este tipo de historias, aunque a veces sea secundario, se nos dé un poco de protagonismo a las féminas. «Oye, que nosotras también podemos luchar contra bestias».

En cuanto a la narrativa, siento que me tenga que repetir, pero me pasó igual que con el primer libro leído del autor. Su prosa me enganchó desde el minuto cero y no me permitió soltarlo hasta acabar el libro. Es super ágil, sin mil vueltas, muy directa y simple, pero a su vez super completa. Muchas veces pensamos que para que un libro sea muy bueno o excelente tenemos que encontrarnos con una historia increíble, pero eso no sirve de nada si no se sabe contar. En este caso nos encontramos con una excelente historia, narrada de una manera maravillosa que atrapa desde la primer letra hasta el último punto. Y lograr eso no es tarea fácil.

En conclusión, es un libro más que recomendable. Sus personajes, su historia, la narrativa, todo, pero ABSOLUTAMENTE TODO, hace que merezca la pena leerlo.

Así que si te gusta el género, si te llama la atención adentrarte en este tipo de policiales, te invito a que no lo dudes y te hagas con él, porque estoy más que segura de que no te arrepentirás.


Quiero, también, agradecerle al autor por haberme facilitado los libros y permitirme conocer estas historias que he disfrutado muchísimo. Gracias por la confianza depositada en mi persona, para hacer llegar esto a más lectores ansiosos por nuevas lecturas.




Y eso ha sido todo por la entrada de hoy. 

¿Han leído este libro? ¿Lo leerían? 

Recuerden que, para un libro, no hay mejor juez que uno mismo. Todas las opiniones son igual de válidas. 



COMENTARIOS GPLUS
COMENTARIOS CLÁSICOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Hola! Me encanta que me dejen sus comentarios y, por lo tanto, poder interactuar con quienes me leen. Está demás decir que acepto críticas positivas y negativas, mas no insultos y faltas de respeto, es por este motivo que los comentarios tienen moderación.
¡Respondo siempre que puedo! Así que comenten con gusto y tranquilos, siempre estoy al pendiente de lo que ustedes me quieran decir y compartir.

Ailuz.