Nube Negra.-Monty Brox



¡Hola Bibliófilos! 



Bienvenidos. 

¡Hey! ¿Qué onda? ¿Cómo están? Espero que muy, pero muy bien. Yo me encuentro excelente y con mil millones de ganas, como siempre, de traer una nueva reseña al blog. En los últimos meses me he sentido sumamente afortunada de encontrarme con libros que me han hecho disfrutar como loca y el libro del que les vengo a hablar el día de hoy, no es la excepción.


Hoy le llega el turno a: "Nube Negra" de Monty Brox. Recordarán a la autora de la reseña anterior "Caperucita" y por la entrevista tan increíble que nos brindó hace no mucho.


Muchísimas gracias, como siempre, a los chicos de Wave Books, por el trabajo maravilloso y el mimo que ponen en cada una de sus publicaciones; por la buena onda y el afecto que siempre demuestran a sus autores, que se nota que los cuidan como niños pequeños; y sobre todo porque con todo ello logran hacer llegar a los lectores historias tan variadas como impresionantes.

Ahora sí, dejando introducciones y agradecimientos de lado, vamos con la reseña.






Autor: Monty Brox 
Editorial: Wave Books Editorial 
Páginas: 520
Consíguelo: Amazon (papel)/Amazon (eBook)/Lektu






















MONTY BROX 



Nacida en Madrid, desde muy pequeña la escritura fue el campo de acción en el que dar rienda suelta a su imaginación. Empezando por lecturas complicadas a temprana edad, no fue hasta su madurez que desarrolló su gusto centrado en el romance de todo tipo: contemporáneo,  paranormal, juvenil y adulto, lo que la llevó a crear sus propias historias. Licenciada en Relaciones públicas y protocolo, perdió su miedo escénico publicando sus primeros relatos en la ya desaparecida web literaria"Más que vampiros " de la cual era co-creadora y administradora. Sobre el papel se pueden leer sus relatos en las antologías "Pasos en la oscuridad ","Cuentos de un ángel" y "39 peldaños de luz y oscuridad". Es madre de dos hijas gatunas y un cachorrito humano, aficionada a la fotografía, amante del agua, adicta a los Svaroskis, las series y el refresco de cola-light.








En el año 2008 una siniestra nube negra oscureció el cielo de la Tierra, cubriéndola de espesas cenizas. Tras ese desastre, los adultos comenzaron a perecer, muriendo unos tras otros como en un macabro castillo de naipes que se deshace con el aire. Algo más de dos años después la vida sigue para los que han sobrevivido, aunque solo lo hace para los nacidos después del año 1983, y en un mundo que ha perdido cualquier tipo de gobierno o control, donde impera la ley del más fuerte, y en el cual las mujeres no pueden concebir vida. Elizabeth Logan deja pasar los días encerrada en su torre de cristal, aislada del mundo bajo el cuidado de varios soldados y con los lujos de los viejos tiempos a su alcance, siempre a la espera de su marido John Benton, joven líder de unas de las agrupaciones militares mejor organizadas de lo que queda de humanidad. Nathaniel Anderson, compañero de lucha y mejor amigo de John, no ha tenido tanta suerte, pues vive en un edificio de oficinas, un asentamiento y cuartel de supervivientes, saliendo al exterior solo para realizar las incursiones necesarias para que sigan subsistiendo. La vida de Elizabeth y Nathaniel poco tienen que ver, sin embargo están vinculadas en la distancia por dos cosas: un mundo devastado donde los peligros los acechan, y un hombre, John Benton. Cuando uno de estos lazos desaparezca, se verán forzados a unirse... aunque eso signifique el final y el principio de toda una nueva era. «Ya nadie vive en las ciudades. O casi nadie. Apenas pequeñas camadas de cachorros humanos. Abandonados a su suerte, y cuyos instintos más animales han aflorado... nosotros, los que estamos aquí, tampoco somos tan distintos: solo somos unos perros con suerte.»







Ya saben cuáles son mis gustos, y saben muy bien que distan mucho de ser románticos; sin embargo en cuánto tuve este libro en mi poder, no pude evitar ponerme con él. ¿Por qué? Porque aunque no soy del romance ni mucho menos las distopías juveniles, con Caperucita, de la misma autora, me llegué una más que grata sorpresa al descubrirme disfrutando sin medidas. Tras valorar esto me he dado cuenta que no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta lo que hace que me trasmita sentimientos y que disfrute como adolescente.

La historia comienza con un pequeño diario que Elizabeth, nuestra protagonista, le escribe a la pequeña Tara, hija de su marido, John Benton, mientras este se encuentra realizando las incursiones para lograr encontrar lugares no contaminados por los niños que han quedado a la deriva, tras la llegada de la Nube Negra, que tras poblar todo de cenizas se llevó consigo a todos los habitantes del planeta, nacidos antes de 1983. En un mundo devastado y con un sistema de gobierno establecido por muchachos no mayores de veintiséis años, Elizabeth vive en su pequeña burbuja personal, con su hija, rodeada de los lujos de antaño y de su guardia personal. Todo esto, facilitado por ser, básicamente la Primera Dama de aquella sociedad, título otorgado al ser la mujer del mismísimo líder.


Y ya. No me adentraré más en la historia, dado que si sigo por ese camino me encontraré haciendo spoilers, que por un lado me ayudarían a fangirlear y sacar todo lo que llevo dentro, pero por el otro terminarían odiándome todos y deseando que las galletas vengan sin tirita roja. Jajaja. Lo siento. 

Tras los primeros capítulos me fue totalmente inevitable saber qué era lo que iba a pasar. Sabía qué pasaría, aunque en mi fuero interno reclamara a gritos que no. Juro que ese momento, el cual no mencionaré ni siquiera cuándo sucede, fue muy duro, incluso, me tomé el atrevimiento de decirlo públicamente en mi Facebook personal. Tras esa escena, en la cual lloré (sí, lloré. Aunque lo parezca, no soy una maldita insensible con corazón de piedra.), solo esperaba con todo mi ser que la historia tomara el bendito rumbo que se había formado en mis sueños. Sí, también soñé con la historia y con su desenlace. Otro día les contaré las locuras que me suceden cuando sueño. Y... ¡SÍ! Gracias a todos los dioses del Olimpo, mis ruegos fueron oídos. Lloré, reí y me lo pasé demasiado en grande con esta historia, más allá de que no sea habitué. Monty me tiene enamorada, ¿qué quieren que les diga? Es la pura verdad, ha logrado con sus libros que me enamore de ellos, de su manera de escribir y ha quitado de mí el pensamiento de que todo lo romántico es igual. Los clichés son imposibles de evitar, lo que cambia todo es cómo lo cuentes. 


Perdonen mi fangirleo, parezco de 15 años. ¿Qué más quisiera yo? Jajaja. En fin... 

¿Qué puedo decir de la historia que no haya dicho ya? Me pareció excelente, una distopía basada en el amor y que, aún teniéndolo en demasía, no resulta empalagosa, tediosa, abrumadora, etc. Una historia excelentemente construida, que por momentos me dejaba con el corazón en un puño, en otras ocasiones me hacía reír y en otras me hacía querer matar algún que otro personajillo. Una historia que no deja cabos sueltos, pero que en algunas situaciones me hubiese gustado un poquito más de profundidad. No sé, quizás porque me enganchó tanto que quería saber hasta cuando se cortaban las uñas del pie. ¿El izquierdo o derecho primero? Jajaja. Bueno, ya. 

Los personajes me encantaron. Porque a pesar de que todos son perfectamente hermosos (seguro que si nos tocara pasar por algo así nos quedamos vivos todos los feos), sus personalidades, carácter y humor eran totalmente realistas. A veces, Elizabeth, me sacaba de mis casillas y me daban ganas de darle un buen rapapolvo, pero luego me paraba a pensar y, guarda, muchas mujeres resultamos ser así aunque no queramos reconocerlo. Me gustó que todos los personajes son fuertes, decididos, pero sin temor a demostrar sus sentimientos más profundos, aunque haya algunos debates internos. Hombres que no tienen miedo de demostrar su amor y sus debilidades. Mujeres que no tienen miedo de sobreponerse ante el sexo opuesto. Hombres y mujeres que se respetan como iguales. En definitiva, bastante utópico para una distopía, ¿no?  
Me han fascinado todos a partes iguales, me sería imposible elegir uno por sobre los demás. Hasta los que son odiables, resultan tener su simpatía.  

En cuánto a la prosa de Monty, solo puedo levantarme y aplaudirla a la distancia. Me resulta demasiado maravillosa y este es el punto más importante de toda la reseña, ya que gracias a ello, es que yo he disfrutado de este libro. Me he encontrado con romances distópicos con una trama base increíble, con buenísimos personajes, que han quedado relegados a la nada por culpa de estar mal llevados. A veces, lo mejor es lo más sencillo. Monty tiene una manera muy simple, pero a la vez muy completa de plasmar la historia, transformando una "buena" historia en una obra increíble y que dan ganas de no acabarla nunca. Porque sí, se pasa demasiado rápido. Es un libro de quinientas páginas que al atraparte tanto hace que lo leas en muy poco tiempo, lo cual produce sentimientos encontrados. 


En conclusión, para no hacer la reseña más larga e irme por las ramas, tengo que decir que es una novela increíble y más que recomendable. Una historia que logra hacerte sentir que formas parte de ese mundo post-apocalíptico, que logra que te encariñes con los personajes, al punto de sentirlos parte de ti.
 Una trama maravillosa, con personajes impresionantes y una narrativa que hará que lo disfrutes de principio a fin. 
Una vez más, Monty, no me ha decepcionado, en lo absoluto.












Y eso ha sido todo por la entrada de hoy.

¿Han leído este libro? ¿Lo leerían? 



Recuerden que, para un libro, no hay mejor juez que uno mismo. Todas las opiniones son igual de válidas. 



COMENTARIOS GPLUS
COMENTARIOS CLÁSICOS

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues pinta bien, la verdad, recibí también el libro así que quizás le de la oportunidad pronto ^^ ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Que bueno que te haya gustado, yo por ahora paso de el. Gracias por la reseña. Nos leemos :)

    ResponderEliminar

¡Hola! Me encanta que me dejen sus comentarios y, por lo tanto, poder interactuar con quienes me leen. Está demás decir que acepto críticas positivas y negativas, mas no insultos y faltas de respeto, es por este motivo que los comentarios tienen moderación.
¡Respondo siempre que puedo! Así que comenten con gusto y tranquilos, siempre estoy al pendiente de lo que ustedes me quieran decir y compartir.

Ailuz.