domingo, 10 de junio de 2018

No sé si tirarme al tren... O al maquinista.-Sandra Broa



¡Hola Bibliófilos! 


Bienvenidos. 


¿Qué tal estáis? ¿Todo bien? Espero que así sea. Yo me encuentro excelentemente bien y con muchísimas ganas de compartir con vosotros una nueva reseña. El día de hoy le llega el turno a: "No sé si tirarme al tren... O al maquinista" de Sandra Broa.


Sin más, ¡vamos con la reseña!


Autor: Sandra Broa
Editorial: Autopublicado
Páginas: 250
Consíguelo: Amazon (eBook)/Amazon (Papel)





Zamorana de nacimiento y vallisoletana de adopción, la pasión de Sandra por la lectura comenzó a una edad muy temprana. Sin embargo, no comenzó a escribir hasta bastante más tare, cuando a la edad de treinta años se quedó soltera tras una larga relación estable. Las estrafalarias situaciones que ella y sus amigas vivían continuamente con el sexo opuesto la animaron a crear un blog en lo que compartir sus experiencia, para que las mujeres que estuvieran pasando por algo parecido no se sintieran tan raras. 



Su blog "Diario de una treintañera" acaparó rápidamente la atención del público siendo elegido "Mejor blog personal! en los Premios Bitácoras en el año 2013 y propuesto como "Mejor blog de humor" en el año 2014. 




Este galardón fue el empujón definitivo para que Sandra decidiera saltar del medio digital al papel impreso, publicando sus libros: "No sé si tirarme al tren... O al maquinista" y "Se me pasa el arroz... pero no el conejo!, dos novelas en forma de diario, que conservan el toque fresco y descarado característico de la autora.  



Francamente, no entiendo a Bridget Jones. ¡Los treinta años son una edad fantástica! Sigues siendo lo suficientemente joven como para poder salir de fiesta y hacer el tonto sin que nadie te mire raro, pero a la vez eres lo suficientemente mayor para que te tengan que tomar en serio cuando quieres.



Tienes el culo más caído, vale... eso es verdad. Pero también tienes más claro lo que quieres, tienes más seguridad en ti misma, más independencia económica y además eres una soltera de amplio espectro: ¡puedes ligar con hombres de prácticamente todas las edades! Para los maduritos, eres una apetecible yogurina llena de vida, y para los veinteañeros, una interesante mujer experimentada.



Para mí, esta última ventaja, es la más interesante de todas. Sobre todo teniendo en cuenta que poco antes de cumplir los treinta años lo dejé con mi novio, con el que llevaba siete años saliendo y cuatro viviendo juntos.



Mis amigas solteras me habían advertido un montón de veces de lo mal que está el mercado, de lo difícil que es ligar, de lo estrechos que son algunos tíos y de lo rápido que se encoñan otros... Yo pensaba “¡Qué exageradas! ¡No será para tanto!”, pero cuando empezamos a salir de fiesta, me di cuenta de que el panorama no era como ellas me lo habían pintado... ¡¡ERA MUCHO PEOR!! El que no era bipolar, te quería presentar a sus padres el segundo día de conocerte, o era frígido, o te dejaba de hablar a días alternos, o te decía que se estaba reservando para el matrimonio, o ¡yo que sé!



Mis amigos se meaban de risa cuando les contaba las cosas que me pasaban el fin de semana. Decían que algo raro tengo que hacer, porque parece que tengo un imán para los trastornados. Y yo les contestaba "¡Que no solo soy yo! ¡Que a las demás les pasa lo mismo!". Y ellos siempre me decían "Pues chica, será que tú lo cuentas con más gracia, pero yo nunca le he oído a nadie que le pasen unas cosas tan raras, y mucho menos tan a menudo". 



Es verdad que la gente que me rodea siempre me ha dicho que debería escribir un libro. No tanto porque sea un despiste con patas y siempre esté provocando situaciones absurdas (que también), si no porque soy capaz de contar cualquier situación cotidiana como si fuera una aventura fantástica.

En aquella época no había un solo domingo en el que no se me abrieran diez ventanas de chat preguntándome qué me había pasado ese fin de semana. ¡No daba abasto a contestar a todo el mundo! 



Llegó un momento en el que incluso me planteé escribir un boletín el domingo por la mañana para mandárselo a todos a la vez, y así no tener que escribir lo mismo por la tarde diez veces.



Hasta que me dije: "Quizá sí que debería escribir ese libro. Está claro que el contenido y la expectación ya los genero".




Hace tiempo que tengo este libro en mi biblioteca de Kindle, sin embargo, no fue hasta hace una semana que me puse con él. ¿Por qué? Ni yo lo sé. La cuestión es que, tras una lectura que me produjo resaca literaria (de la buena) me encontraba sin saber qué leer. Busqué entre los libros físicos que tengo pendiente y no había nada que llamase mi atención en ese momento. Un poco cansada, pero con muchísimas ganas de una nueva lectura, abrí mi Kindle y me encontré con esta belleza.
Lo había comprado en un ataque de estrés –sí, así como algunas compran bolsos, zapatos o maquillaje, yo compro libros para desestresarme –. El título me había llamado muchísimo la atención, pero ni siquiera había leído la sinopsis, aunque tenía una idea de lo que iba por una reseña que había leído. En fin, que me mareo más que piojo de calvo... lo vi y dije: «Ha llegado su turno» y me puse con él.

Con las primeras páginas me planteé: «¡Qué caraj** estoy leyendo!» (en el buen sentido. ¡Ojo!) La manera de narrar es tan sencilla y tan de estar de cañas con una amiga que sinceramente quedé enamorada.

El libro está organizado como si de un blog se tratara, y de hecho, en parte lo es, ya que este libro se origina con el blog de Treinta y... Diario de una treintañera, en donde Sandra nos cuenta, de manera más que sencilla, cómica y como si estuviésemos de cañas, sus andares por la vida, donde se encuentra cada día con algo extravagante e increíble, pero de: ¡Qué me estás contado! Tanto que dice siempre: «Lo que no me pasa a mí no le pasa a nadie».
Es un libro que nos habla de esas pequeñas cosas de la vida que hacen que tengan un sentido, aunque a veces no lo veamos. Sus vivencias están narradas de tal manera que hace que no quieras parar de leer. Me encontré leyéndole gran parte a mi marido y diciendo: «¿Uno más? Va, uno más» y así hasta acabarlo.

Como digo, es un libro super sencillo de leer, con reflexiones cesudas, bueno se suda, se suda... cuando hace calor. Jajaja.

Es un libro super hiper mega recomendable, que te hace reír de principio a fin y siempre quieres más, es por eso que me he prometido que, en cuanto pueda (aún no tengo un duro este mes) me haré con la segunda parte, porque ya he estado cotilleando la muestra gratis en Amazon y promete ser igual de desternillante. De igual manera, mientras espero los pesicos, me disfruto leyendo las aventuras que Sandra comparte en su blog.

Si te gusta la comedia, si te gusta lo «chill», como dicen ahora los jóvenes de hoy en día... –vamos, el relajado de toda la vida jajaja–o simplemente quieres aislarte y desconectar de la rutina, echándote una risas, no lo dudes, este libro: ¡es para ti!

Sin lugar a dudas una lectura más que recomendable, uno de esos libros que siempre hacen falta para distendernos y simplemente disfrutar. Me lo he pasado demasiado genial.






Y eso ha sido todo por la entrada de hoy. 

¿Han leído este libro? ¿Lo leerían? 

Recuerden que, para un libro, no hay mejor juez que uno mismo. Todas las opiniones son igualmente válidas. 

COMENTARIOS GPLUS
COMENTARIOS CLÁSICOS

3 comentarios:

  1. No tiene mala pinta pero hay cosas que me parecen un poco topiqueras, ¿no? Y vaya sinopsis más larga, no sabía si era la sinopsis o el primer capítulo xD

    No entiendo por qué la gente le tiene tanto miedo a estar sin pareja (o lo que ellos llaman "soledad"). Parece que en la vida solo hay dos opciones: o estar en pareja formal o estar soltero pero yendo de royo en royo y tiro porque me toca. Al final siempre es o estar con uno o estar con un millón, y si decides estar sin nada ya tienes a todo el mundo diciéndote que se te va a pasar el arroz o preguntándose qué problema tienes para no ligar.

    Ay, qué testamento te he metido xD Es solo que estos libros siempre hablan del mismo tema. Nadie va a escribir la historia de una mujer que esté totalmente a gusto con su familia y amigos y pueda pasarlo bien al salir de fiesta sin que acabe todas las noches follando con un extraño. Por no decir que me apuesto algo a que la protagonista acaba "conociendo al hombre de su vida" y de ahí al altar.

    ¡Menos pensar en hombres y más pensar en sueños y objetivos!

    Besotes <3

    ResponderEliminar
  2. Holiii 😊
    Dios, que recuerdos me trae este libro. Miles de risas por segundo, fue una lectura que busqué para cambiar el chip, evadirme, y vaya si lo consiguió. Gracias por la reseña, me encanta leer que te gustó tanto como a mi.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! No había escuchado nada de el libro pero por como hablas de él me encanta la idea de leerlo. Me recuerda a cuando leí No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas xD. Me alegra mucho que te haya gustado ¡Besos! <3

    Miscret, de Leer es infinito

    ResponderEliminar

¡Hola! Me encanta que me dejen sus comentarios y, por lo tanto, poder interactuar con quienes me leen. Está demás decir que acepto críticas positivas y negativas, mas no insultos y faltas de respeto, es por este motivo que los comentarios tienen moderación.
¡Respondo siempre que puedo! Así que comenten con gusto y tranquilos, siempre estoy al pendiente de lo que ustedes me quieran decir y compartir.

Ailuz.